Buscar ( por palabras, titulo, autores)

Diagnóstico sobre el nivel de generación de negocios inclusivos en la localidad de Kennedy en Bogotá y su impacto en el desarrollo local por Manuel Fernando Cabrera Jiménez

Para citar este artículo debe utilizar la versión PDF Revista GEON 7 (Vol 4 No 1)

Diagnosis on the level of generation of inclusive businesses in the locality of Kennedy in Bogota and its impact on the local development by Manuel Fernando Cabrera Jiménez

 

Manuel Fernando Cabrera Jiménez

Magister en Docencia y doctor en Estudios Políticos

Uniagustiniana

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Articulo recibido 2016/08/30

aceptado 2016/11/24

 

 

 

 

Resumen

     A partir del reconocimiento de un nuevo paradigma generado en el periodo de posguerra, en el contexto del Nuevo Orden Mundial se desarrolló un enfoque denominado economía heterodoxa, donde el enfoque del bienestar social y el desarrollo humano cobra relevancia. De esta manera surgen nuevas corrientes de pensamiento en relación con el desarrollo, donde el hombre se asume como el  centro de las relaciones económicas, en la búsqueda  de un  mejor  nivel de prosperidad y crecimiento social incluyente, bajo este escenario surge el desarrollo local, basado en el fomento de capacidades individuales y colectivas, el cual se fortalece desde el reconocimiento de las particularidades culturales, capacidades económicas, experiencias productivas y recursos disponibles al servicio de un conglomerado social, el cual promueve la implementación de estrategias entre diferentes actores públicos y privados, manifestadas por acciones tales como los negocios inclusivos, los cuales en su cadena productiva involucran población de bajos ingresos o conocida como BdP. Frente a este panorama, este artículo asumió la Localidad de Kennedy en Bogotá, como contexto para conocer la percepción de los empresarios sobre negocios inclusivos, su capacidad para generarlos y el aporte que pueden tener frente al desarrollo local, identificándose que las empresas en términos generales aún,  no comprenden las particularidades de esta estrategia y tienden a confundirla con acciones de responsabilidad social empresarial, de igual forma se evidencian alto nivel de desarticulación entre actores públicos, privados y ciudadanos; lo que complejiza aún más la posibilidad de generar negocios inclusivos en función del desarrollo local.

     Palabras clave: Desarrollo local; Negocios inclusivos; Desarrollo humano; Crecimiento económico.

 

Abstract

     Since the recognition of a new paradigm generated in the postwar period, in the context of the New World Order (NWO), it was developed an approach called heterodox economics, where the approach of social wellbeing and human development is relevant. In this sense, new currents of thought arise in connection with the development, where mankind is assumed as the center of economic relations, in the search of a better level of prosperity and social inclusive growth. Under this scenario, it arises the local development, based on the promotion of individual and collective capacities, which is strengthened since the recognition of the cultural, economic capacities, productive experiences and resources available at the service of a social conglomerate, which promotes the implementation of strategies between different public and private agents, manifested by actions such as inclusive businesses, which in their production chain involving low-income population or known as BdP. Face this background, this article took the borough of Kennedy in Bogotá, as a context to know the perception of entrepreneurs on inclusive businesses, their skills to generate and the contribution that can be compared to local development, identifying businesses in general still and not understanding the specifics of this strategy and they tend to confuse with actions of corporative social responsibility. In the same way, it is evidenced a high of disarticulation between citizens, public and private agents, which makes even more difficult the possibility of creating new inclusive businesses in terms of local development.

     Keywords: Local development; Inclusive business; Human development; Economic growth.

 

     


Introducción

 

     Abordar el estudio del desarrollo local, demanda entender el momento histórico y comprender la realidad social y las tendencias económicas del periodo de posguerra en el contexto de la economía industrializada de Occidente al servicio del mercado, en el marco de un nuevo orden mundial, donde interactúan diferentes actores de índole público y privado, nacionales y supranacionales, quienes exponen intereses particulares en ámbitos que van desde lo nacional pasando por lo local hasta lo global. El enfoque de la economía clásica, basado en el paradigma del libre cambio, se caracteriza entre otras porque predomina el interés por el crecimiento económico a partir del desarrollo del comercio internacional favoreciendo así, el desarrollo industrial. En este contexto, los negocios inclusivos surgen como una alternativa frente a las inequidades generadas en población vulnerable.

 

Una Aproximación Desde el Desarrollo Local a los Negocios Inclusivos Como Fundamento Teórico

 

     En la década de los años sesenta surge una nueva corriente de pensamiento económico mucho más heterodoxo con exponentes como Marshall, Pareto North entre otros, que además de medir el crecimiento económico tratan de explicar el fenómeno de crecimiento correlacionándolo con la distribución de la riqueza, en función del desarrollo.

     Inicialmente el concepto de desarrollo (económico) fue asociado al crecimiento. Por ejemplo, como lo citan Solari, Franco y Jutkowitz (1976), José Medina Echeverría, el español considerado como el padre de la sociología latinoamericana del desarrollo, sostenía que: “El desarrollo económico es un proceso continuado cuyo mecanismo esencial consiste en la aplicación reiterada del excedente en nuevas inversiones, y que tiene como resultado la expansión asimismo incesante de la unidad productiva de que se trate. Esta unidad puede ser desde luego una sociedad entera […]” (Bosier, 1999, p. 3).

     En este nuevo enfoque heterodoxo de la económica se comienza a generar un interés por favorecer el desarrollo endógeno de los países en desarrollo a partir de observar la brecha existente entre economías ricas y pobres en términos de crecimiento económico, en este sentido,  la conceptualización y evolución del desarrollo local obedece a la evolución de los siguientes componentes, en primer lugar se destaca la incidencia de la globalización principalmente en su dimensión económica, en su componente financiero que han fomentado la generación de nuevas articulaciones entre mercados locales e internacionales que fomenten desarrollo a partir de encaminar en un mismo sentido las capacidades y recursos productivos locales y externos en función de incrementar la productividad y la competitividad de sistemas productivos, expresado en mayor posibilidades de generación de empleo a nivel local y mayor oferta de bienes y servicios al mercado.

     En segundo lugar, siguiendo a Vázquez Barquero (2007), el desarrollo local surge como una alternativa al enfoque de desarrollo tradicional estandarizado, impuesto de arriba hacia abajo por entes supranacionales, basado en relaciones norte sur, evidenciándose una insuficiencia desde la perspectiva tradicional de desarrollo, a partir del desconocimiento de capacidades endógenas y especificidades culturales de la población local. En este sentido, el desarrollo local trasciende su perspectiva economicista e integra en su esfera de influencia a la persona como centro de la sociedad, analizando el aporte de lo económico en el desarrollo humano.

     El tercer lugar, otro elemento que potencializa el desarrollo local es la descentralización administrativa como medio para el planteamiento y generación de políticas públicas y planes de desarrollo local, que abordan situaciones sociales propias de la comunidad, brindando mayor capacidad de decisión y administración presupuestal, lo que permite el fortalecimiento de las competencias de gestión y autonomía en el  desarrollo de programas vinculados con proyectos sociales y económicos en beneficio local.

     A partir de estos elementos, en términos de Alburqueque (1996), la noción teórica de desarrollo local surge en la década de los años ochenta, orientada resaltar la importancia de la gestión de los gobiernos locales a proyectos de desarrollo endógeno, a partir de una búsqueda de estrategias orientadas a contrarrestar las condiciones impuestas por la globalización y a la vez, como consecuencia de la baja capacidad de los organismos supranacionales por generar políticas con alcance macroeconómico en los países en desarrollo y orientadas al incremento del desarrollo humano de la población.

     Este enfoque del desarrollo, además de involucrarse la dimensión económica, también se contempla el desarrollo social y humano de la población y el fortalecimiento de lo político, como factores incidentes en la dinámica del desarrollo propio en una perspectiva de abajo hacia arriba, contraria a la concepción tradicional de desarrollo, expresada en mayor capacidad de generación de empleo, desarrollo económico y bienestar social.

     La teoría del desarrollo endógeno analiza los mecanismos de la acumulación de capital y las fuerzas que están detrás de lo que Nelson (1999) denomina “las fuentes inmediatas del crecimiento”. El crecimiento económico es un proceso caracterizado por la incertidumbre y el azar y condicionado por el cambio de las condiciones de mercado y por las decisiones de inversión de los actores, por lo que debería entenderse como un proceso evolutivo. Las empresas toman sus decisiones de inversión teniendo en cuenta sus capacidades y los recursos específicos del territorio en el que están localizadas, por lo que el análisis del crecimiento se enriquece ampliándolo desde la perspectiva territorial (Vázquez, 2007, p. 186).

     En el contexto latinoamericano y particularmente colombiano, las dinámicas sociales y económicas de los últimos años han dado muestras de grandes asimetrías, evidenciando por un lado un crecimiento económico promedio de 3,8% desde 1990 hasta 2012 según datos del Banco de la República, no siendo el mejor crecimiento de la región y prácticamente equivalente a un 30% del promedio de crecimiento de las economías asiáticas.

     Por otro lado, se observa un proceso acelerado de internacionalización de la economía y un sostenido desarrollo tecnológico que genera riqueza y excedente, sin embargo, los niveles de desigualdad se han incrementado pasando de 0.48 en 1990 a un 0,54 en 2012, según medición del Índice Gini para Colombia, fenómeno que evidencia una clara desigualdad en la distribución de riqueza generando mayor pobreza y exclusión en la población.

     Frente a este panorama de inequidad, entre desarrollo económico y social de la población principalmente en el grupo Base de la Pirámide (BdP),  siguiendo a Bosier (1998) se requiere identificar estrategias que  potencialicen las estrategias orientadas a disminuir la brecha a partir de políticas públicas sociales que favorezcan a la gente y la coloquen como centro del desarrollo, fortaleciendo el paradigma del desarrollo humano basado en bienestar y crecimiento con equidad a partir del desarrollo de programas sociales y económicos eficaces y productivos, basados en la asociatividad de actores sociales, la transparencia y el fortalecimiento de la institucionalidad en armonía con la descentralización administrativa con base en normas claras y transparentes como base de la gestión pública.

     A continuación, se presenta un concepto de desarrollo local que involucra sus particularidades y características evidenciadas anteriormente, el cual recoge el sentido social y productivo orientado a mejorar la calidad de vida de una población en un territorio (local) con características culturales, productivas y sociales particulares frente a un escenario más amplio.

     Proceso en el que una sociedad local mantiene su propia identidad y su territorio, genera y fortalece sus dinámicas económicas, sociales y culturales, facilitando la articulación de cada uno de estos subsistemas y logrando mayor intervención y control sobre ellos. Para llevar adelante dicho proceso es fundamental la participación de los agentes, sectores y fuerza que interactúan dentro de los límites de un territorio determinado, los cuales deben contar con un proyecto común que combine: la generación de crecimiento económico, equidad, cambio social y cultural, sustentabilidad ecológica, enfoque de género, calidad y equilibrio espacial y territorial, todo con la finalidad de elevar la calidad de vida y el bienestar de sus pobladores (Casanova, 2004, p. 26).

 

 

Negocios inclusivos

     Como se abordó en el apartado sobre desarrollo local, la inequidad en la distribución de la riqueza como problema central ha generado incremento de la pobreza en los países con ingresos medios y bajos a nivel global, afectando la generación de fuentes que fomenten desarrollo humano igualitario en todos los grupos sociales que conforman la población de un determinado territorio.

     Este fenómeno se ha convertido en una constante preocupación de gobiernos latinoamericanos que han orientado su economía a la internacionalización económica como es el caso particular de Colombia, quien comenzó este proceso en la década de los años noventa. Este modelo económico, aunque ha permitido crecimiento económico discreto pero sostenido, no ha llegado a subsanar las necesidades básicas de toda la población y en algunos casos ha agudizado los niveles de pobreza, incrementando las diferencias entre grupos sociales dentro de la misma población. 

     Siguiendo la Fundación Avina (2016), los negocios inclusivos como estrategia para fomentar una mejor calidad de vida y desarrollo local sustentable surgen en la década de los años noventa a la par con la nueva concepción de Desarrollo Humano planteada por el PNUD y las nuevas teorías propuestas por (Sen, 2000), caracterizadas por colocar a la gente como centro de las relaciones sociales y económicas a partir del reconocimiento de sus libertades individuales y colectivas.

     En este entorno los negocios inclusivos se pueden comprender como iniciativas empresariales que mantienen su interés de lucro pero que buscan el desarrollo de negocios ambientalmente amigables y que involucran en alguna de las fases de la cadena productiva población base de la pirámide BdP.

     En este sentido los negocios inclusivos como alternativa frente a la pobreza buscan generar valor para población BdP en las diferentes fases de la cadena productiva, proceso que da cuenta de abordar el grupo poblacional BdP, tanto como generadores como potencial mercado.

     Este nuevo interés en los mercados se basa en la convicción de que toda solución efectiva para la pobreza global necesita reunir tres características fundamentales. Primero, debe tener escala. La enorme magnitud del problema requiere soluciones en una dimensión acorde, o que puedan reproducirse flexiblemente. Es improbable que las iniciativas bien intencionadas de las entidades filantrópicas pasen esta prueba. Segundo, debe ser permanente. Dada la complejidad del problema de la pobreza, todo intento serio por combatirlo tendrá que prolongarse durante varias generaciones. Los gobiernos van y vienen, y los organismos multilaterales cambian de prioridades según los intereses del momento. Tercero, toda solución para el problema de la pobreza debe ser eficiente y efectiva. Los recursos son escasos y hay que aprovecharlos al máximo para obtener el mayor beneficio posible (Marquez, Exequiel, & Berger, 2011, p. 2).

 

Población Base de la Pirámide BdP

     El concepto de población base de la pirámide, se remonta a los años noventa cuando basado en estudios de la universidad de Michigan se plantea su noción por parte del profesor Prahalad (2005), quien determinó que la población base de la pirámide se debe asumir como un gran objetivo de las empresas y multinacionales que conforman el mercado reconociendo su impronta en la dinámica económica. Esta orientación posibilita procesos de trasformación social a partir de la dinámica del consumo y la generación de empleo. En este sentido, la pobreza se puede enfrentar con base en estrategias de inclusión a partir de generación basada en la articulación de actores de un mercado en torno a las carencias de los pobres o población BdP.

     De acuerdo a datos del Foro Económico Mundial, en promedio el 65% de la población mundial puede considerarse en el grupo BdP ya que evidencian algún nivel de insatisfacción en la cobertura de sus necesidades. Varios estudios internacionales dan cuenta de su potencial; por ejemplo, el estudio realizado a nivel global por IFC-WRI, 2007, el cual asume el estudio de los mercados de la BdP en varias regiones de análisis como información y comunicaciones, agua, transporte, salud alimentos y servicios financieros, entre otros, en los que se corrobora su capacidad de consumo y se evidencian diferencias en hábitos y capacidades de innovación diversa en la población.

 

Desarrollo de Negocios Inclusivos

     Los negocios inclusivos bajo este panorama surgen como dinámica particular de inclusión en la cadena productiva de población Base de la Pirámide (BdP), no con una perspectiva asistencialista sino en el contexto de la productividad empresarial. Su objetivo principal es posibilitar la mejor calidad de vida de pequeños productores (pymes) a partir de fomentar en ellos sus capacidades productivas o comerciales de acuerdo con el fin de la empresa líder y crear así capacidad de generación de valor en cada uno de ellos (Gutiérrez & Lobo, 2006).

     Para la consolidación de negocios inclusivos se requiere inicialmente identificar una estrategia que permita identificar la ruta de trabajo y los actores que participaran, así como los objetivos que se desean lograr. Esta estrategia debe contar con un buen nivel de innovación y desarrollo creativo base para crear un factor diferenciador en el mercedo, sumado a un precio justo que garantice calidad, consolidando un mutuo beneficio o gana-gana entre la empresa y la población BdP que se involucra como proveedor, productor o mercado.

     Por su parte la empresa debe estar en la capacidad de realizar la inversión necesaria, así como la trasferencia de conocimiento requerido que brinde a las personas BdP vinculadas las competencias de desempeño necesarias para el logro de objetivos. Estos objetivos deben estar basados en el trabajo asociativo entre empresa y población BdP con base en acuerdos formalizados que generen confianza entre las partes. Siguiendo a   Michael & Michael (2004) los negocios inclusivos se desarrollan principalmente en tres grandes entornos que deben involucrar población BdP, identificados así: Abastecimiento, consumo, empleados y emprendimiento.

 

Población BdP Como Proveedores

     Allí se articula población BdP como fuente de suministros de materia prima o insumos necesarios para el desarrollo de la producción este tipo de negocio inclusivo, que se da principalmente en el sector agrícola. El proceso involucra en primera instancia una identificación de la oportunidad a partir de encontrar el sector, un reconocimiento del entorno, lo que conlleva a elaborar un análisis de la cadena de suministros, planificar unas posibles soluciones a problemas coyunturales en relación con transporte, almacenamiento perdurabilidad de las materias primas entre otras.

     Posteriormente se plantea el diseño del negocio teniendo en cuenta los indicadores sociales económicos del contexto y su aporte a estos, se plantea el negocio, se evalúan sus riesgos, se establece la línea de base y el plan de monitoreo y seguimiento, lo que potencializa la implementación del mismo con base en un plan de actividades y responsabilidades en tiempo y volumen acordado. Es necesario la existencia y aprobación previa del presupuesto. En esta fase se hace necesario suscribir el acuerdo comercial entre empresa y población BdP. Finalmente se establece una fase de monitoreo, seguimiento y evaluación identificando el impacto generado a nivel social económico en la población y en la productividad de la empresa, lo que permite posteriormente socializar la generación del informe sobre el negocio inclusivo, su impacto y aporte social.

 

Población BdP Como Clientes Consumidores

     Este tipo de negocio inclusivo se orienta a establecer estrategias de consumo de bienes y servicios que mejoren la calidad de vida de la población BdP, generando beneficios empresariales en términos de ampliación de mercado para la organización.

     Inicialmente se identifican las oportunidades comerciales teniendo en cuenta los hábitos de consumo y las necesidades en términos de cantidad y acceso del bien o el servicio en la población BdP.

     Posteriormente se diseña el negocio identificando estrategias de mercadeo apropiadas para la población BdP y que responda a sus expectativas, dicho plan da lugar al proceso de implementación del negocio inclusivo donde se contempla como la inclusión de población BdP es estratégica para el logro de participación de la población en el mercado como consumidores. Esto se logra con un acompañamiento estricto de la empresa basado en capacitaciones sobre las particularidades del producto, y sobre la estrategia para llegar a la implementación de estrategias de venta y el desarrollo de un plan de comunicación y publicidad.

     Finalmente, se establece un proceso de monitoreo y evaluación en relación con la acogida y el impacto que han tenido las estrategias implementadas en los resultados en ventas y acogida del producto, así como en el beneficio generado a los distribuidores; este análisis se debe realizar a la luz de los costos totales del proyecto, el beneficio financiero generado y el impacto social en la población BdP actúan como distribuidores de dichos beneficios a la comunidad.

 

Población BdP Como Empleados Emprendedores Aliados

     Su principal objetivo es la inserción de población BdP en los procesos productivos y laborales con la finalidad de que generen sus propios ingresos, se inicia con la identificación del perfil ocupacional deseado y las oportunidades existentes para el desarrollo de actividades emprendedoras en la cadena de valor, se busca identificar las fortalezas laborales de la población BdP y articularlas con el diseño de un proyecto productivo, se identifica el área de capacitación requerida coherente con el saber hacer la empresa, se fortalecen las competencias en la población BdP, de acuerdo a la necesidades se desarrollan las capacitaciones de acuerdo con las posibilidades reales de vinculación laboral con que cuenta la empresa, se realiza el proceso de formalización laboral y se hace el seguimiento en términos de productividad y beneficio social.

 

Desarrollo de Negocios Inclusivos en Colombia

     Según informe denominado “Los Negocios Inclusivos en Colombia”, creado por Cecodes y SNV (2008) y el documento  “Crecimiento de mercados inclusivos” propuesto por el PNUD (2010), la experiencia en el desarrollo de negocios inclusivos en Colombia surge a principios de los años 2000,  destacándose los siguientes proyectos: en la modalidad consumidor  la empresa PAVCO S.A. en 1998  planteó como objetivo que el 10% de sus unidades de negocio estén dirigidas a la población BdP, brindando una solución concreta a las necesidades del sector agrícola y rural del país, a partir de la oferta de tuberías de alto riesgo para población en condiciones de pobreza en zonas rurales remotas, carentes de agua potable, adaptando de esta forma la cantidad y los costos a sus capacidades de pago así como el acompañamiento técnico en la instalación.  Estrategia que se ajusta en 2006, ampliando el portafolio de servicios en tubería e instalaciones lo que permitió el desarrollo de un proyecto social en equipo con otras empresas y fundaciones ONG en cultivos de ají en pequeñas parcelas del Valle del Cauca que beneficio a 70 familias rurales.

     Otro proyecto destacado en negocios inclusivos en la modalidad proveedor o suministros fue el adelantado por la Compañía Nacional de Chocolates, el cual se caracterizó por la vinculación y tecnificación de agricultores del sector cacao, generando beneficio para esta población y para la misma empresa ya que disminuye su dependencia de las importaciones de materia prima. Dicho proyecto se basó en la consolidación de alianzas con entidades financieras beneficiando en promedio 3500 familias dedicadas a esta actividad agrícola.

     En la categoría aliados relacionado con las formas de generar negocios inclusivos se desarrolló un proyecto por parte de Indupalma, organización agroindustrial productora de palma de aceite, la cual vinculó como propietarios de algunas de las hectáreas sembradas a campesinos de la región, llegando a un promedio de vinculación de 8600 hectáreas. A inicios del año 2000 con apoyo de cooperación internacional proveniente de la Unión Europea se logró tecnificar los procesos creando Unidades Autónomas Empresariales que facilitan la adquisición de la tierra por parte de los cultivadores, quienes posteriormente venden sus cultivos a la empresa. Este beneficio se logró con alianzas estratégicas con el sector gobierno y entidades financieras.

     Estos proyectos y otros realizados por Natura, Grupo Nutresa, en el área agroalimentaria, Eco aguas Syngenta, en el tratamiento de agua potable, son considerados proyectos modelo que han permitido evidenciar un avance significativo en el país, conscientes de que aún falta mucho por hacer.

 

Localidad de Kennedy Como Contexto

     La ciudad de Bogotá, está organizada en 20 localidades conformadas por más de 1300 barrios. En todas las localidades existe una Alcaldía Local y una Junta Administradora Local JAL. A partir de la década de los años ochenta se promueve la descentralización y mejor gestión de la administración, con base en la constitución política de 1991 que posibilita la elección popular de alcaldes.

     En los últimos 10 años la ciudad ha logrado avances significativos como lo evidencian estudios públicos  y privados e informes de gestión de entidades distritales,  en la calidad de vida de sus habitantes,  según la Secretaria de Gobierno de la Alcaldía Mayor (2014), sin embargo, queda mucho trabajo en términos de fortalecer la confianza del ciudadano y de este con el gobierno local y las diferentes personas con que interactúa socialmente, así mismo se requiere mayor fomento en vida cívica, participación y control social.

     La ciudad se enfrenta un gran reto, y es el de responder a los requerimientos de una población cercana a los 7,7 millones de habitantes, con grandes problemas de seguridad y movilidad y exclusión, principalmente. Esta población demanda políticas inclusivas y mayores posibilidades de desarrollo, armonizadas con el medio ambiente y las necesidades y realidades locales y orientadas a fomentar nuevas oportunidades, más inclusivas socialmente para una mejor calidad de vida, a nivel social, económico y humano, además de fortalecer el rol como ciudad cosmopolita en el estadio nacional y global, como se establece en el Estatuto Orgánico de 1993, Decreto Ley 1421, por el que la ciudad se rige administrativamente.

 

Localidad de Kennedy, Evolución, Desarrollo y Caracterización

     El desarrollo del contexto geográfico de la localidad Kennedy ocurre en cuatro momentos: entre 1920 a 1950, la construcción importantes obras como el antiguo aeropuerto de Techo y la vía que comunicaba la Avenida Caracas con Puente Aranda (hoy Calle 13) se convierte en un factor que posibilita el desarrollo de estos terrenos.

     Según datos oficiales, la urbanización de Techotiva se inició con la construcción, entre 1930 y 1938, en la Hacienda de Techo, del aeropuerto del mismo nombre. Alrededor de dicho aeropuerto surgieron los barrios de carácter obrero mediante la propuesta de autoconstrucción dirigida por Provivienda. En 1951 se inició el levantamiento del barrio Carvajal, para dar albergue a los desplazados por la violencia.

     Entre 1950 a 1969 el déficit de vivienda en la localidad era alto, debido a la migración de campesinos desplazados por la violencia de los años cincuenta. El primer barrio que se consolidó en la localidad fue La Campiña y con este se ejecutaron otros proyectos de vivienda principalmente en el sector de la Gran Manzana.

     Paralelo a este proceso de urbanización se construye en 1948 La Avenida de las Américas, uniendo la localidad con el centro de la ciudad y esta zona de potencial desarrollo. Para el mismo año se estableció la planta cervecera Bavaria y otras grandes empresas que han potencializado el desarrollo de la localidad.

     En 1952 se fundó el barrio Carvajal, caracterizado por una amplia zona industrial. En 1961, el gobierno colombiano y el norteamericano, representado por el presidente John F. Kennedy, bajo el programa Alianza para el Progreso y USAID, con la participación del Instituto de Crédito Territorial, dando lugar al proyecto de vivienda popular denominado Techo, generando así uno de los primeros macro proyectos de urbanizaciones con sentido sociales en la ciudad.  

     Pocos años después este núcleo urbano sería considerado como una ciudad dentro de la ciudad, aún más grande que varias de las principales ciudades del país en ese momento. En 1967 Kennedy se convierte en Alcaldía Menor.

     Según datos de la Alcaldía Local de Kennedy (2013), a finales de los años de 1970 se construyeron las urbanizaciones Castilla, Marsella y Mandalay. En 1971 se inicia la construcción de la central de abastos (Corabastos) lo que originó un cambio notable en la actividad comercial de la localidad. Actualmente la localidad cuenta con universidades, centros comerciales como Plaza de las Américas, Tintal, parques temáticos como Mundo Aventura y aproximadamente 131 barrios legalizados, que ocupan una superficie de 731,7 hectáreas, un total de 48.817 lotes. La Localidad de Kennedy actualmente tiene doce (12) Unidades de Planeación Zonal (UPZ), albergando una población promedio de 1.250.000 habitantes equivalentes a un 13% de la población total de la ciudad de Bogotá, D.C., siendo la segunda localidad más poblada después de Suba.

     La Localidad de Kennedy cuenta con una distribución poblacional en estratos así: estrato 1 y 2 se concentra el 60.5% de la población de la localidad, en estrato 3 el 34% y en estrato 4 el 5.5%. De igual forma, según datos de la Secretaria de Planeación Distrital (2015), cuenta con una población por hogar de 3.9 personas con un promedio de 148.000 hogares.

     Frente al tema de seguridad social, con base en la Primera Encuesta Distrital de Demografía y Salud (2011), la población de la localidad de Kennedy presenta la siguiente distribución porcentual: en EPS contributivo el 68,5%, en EPS subsidiado 16,6%, Régimen especial (policía, ejercito, Ecopetrol) 4,0%, Sin afiliación el 10,3% y con ARP 25,3%.

     En relación con la tasa de ocupación según la Encuesta Multipropósito DANE, (2011), la Localidad de Kennedy presenta el siguiente comportamiento, tasa de empleabilidad, 61, 1%, con una distribución del 61,3% asalariados y un 38% no asalariados. Con tasa de ocupabilidad en hombres del 70,2% y en mujeres del 52,7% desempleo, en promedio de 7,3%.

     Con base en informe de la Cámara de Comercio de Bogotá (2014) Se identificaron 15.196 equivalentes al 7% de las empresas de Bogotá, de éstas, el 92.7% son microempresas. La industria en Kennedy reportó activos por valor de $1,7 billones de pesos, obtuvo ventas por un valor aproximado de $1,7 billones de pesos y contrató cerca de 12 mil personales. En el último año se ha presentado un gran dinamismo en la oferta de servicios incrementando su participación como fuente de empleo.

 

Metodología

     Este trabajo se basa en un tipo de investigación descriptiva con enfoque cuantitativo de carácter analítico–critico. Dicho planteamiento se hace con base en revisión teórica bibliográfica a partir de una exploración y posterior interpretación teórica. Seguidamente identificado el problema de investigación con base en el enfoque cuantitativo, se definen las dimensiones y categorías y variables que constituirán la estructura del instrumento de levantamiento de datos.

     Las investigaciones descriptivas se caracterizan por aplicar análisis estadístico mediante los cuales se extraen distintas medidas como la mediana, la moda, la media, la desviación y la correlación entre las variables, entre otras. Sin embargo, en ocasiones es necesario ir más allá de la estadística descriptiva para realizar el análisis de los resultados y plantear conclusiones. “La combinación de su resumen de características y estadísticas correlacionales, junto con su enfoque en los tipos específicos de preguntas de investigación, métodos y resultados es lo que distingue a la investigación descriptiva de los demás tipos de investigación” (Abreu, 2012, p. 192).

     El presente artículo se fundamenta en los resultados hallados en el desarrollo de la investigación denominada “Caracterización en empresas medianas con vocación para el desarrollo de negocios inclusivos en la Localidades Kennedy en Bogotá”, adelantada en el año 2016.  Dicha investigación se propuso en función de crear una caracterización sobre las empresas que tienen vocación para el desarrollo de planificar y desarrollar negocios inclusivos como estrategia para el fortalecimiento del desarrollo local.

     Partiendo del reconocimiento del método de investigación en ciencias sociales se identificaron tres grandes fases para la concreción del proyecto. Inicialmente se partió de un acercamiento al tema y problema de investigación en un área de interés específico, en segundo lugar, se realizó la preparación del proyecto a partir de la construcción del marco referencial del mismo, identificando la metodología que se realizó. Finalmente, como tercera fase se generó la puesta en marcha del proyecto, es decir el desarrollo del mismo y la recolección de datos.

     Estas fases involucran tareas propias del ejercicio investigativo tales como: Planteamiento del problema, construcción de un marco referencial del mismo, planteamiento de objetivos, importancia del proyecto (utilidad), metodología, recolección de datos, análisis de resultados y conclusiones y recomendaciones.

     Se definió una muestra con base en datos oficiales de la localidad de Kennedy en términos de empresas registradas en Cámara y Comercio de Bogotá. Para tal fin se filtró por actividades economía, manufactura y servicios, y teniendo en cuenta solamente empresas de tamaño mediano, es decir, de 51 a 200 empleados.

     Se adquirió una base de datos en Cámara de Comercio de Bogotá con 300 registros de empresas constituidas y registradas actualizados al 2016, lo que determinó una muestra de 203 empresas, con un porcentaje de 90% de confianza.

     Se diseñó un instrumento con el fin de identificar características que permitan plantear un diagnóstico sobre  la vocación orientada a la generación de negocios inclusivos de empresas de la Localidad de Kennedy en la ciudad de Bogotá, D.C., propuesta que se realizó, con base en la Encuesta sobre los Negocios Inclusivos creada por la Plataforma Global de Negocios Inclusivos GPIB (por sus siglas en inglés) en conjunto con el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas UNDP (por sus siglas en inglés) (2015).

     Teniendo en cuenta las particularidades y características socioeconómicas del contexto local objeto de la presente investigación, la población y muestra ya identificada, objeto de la encuesta se clasifica por cargo, sector productivo número de empleados así:

 


Tabla 1

Clasificación de la muestra por sector y cargo.

Y

n

%

y

n

%

Directivo

5

2

Primario

7

3

Cargos medios

53

26

Secundario

119

59

Cargos operativos

144

71

Terciario

76

37

Otro

1

0

Otro

1

0

 

203

100

 

203

100

Fuente: construcción propia con base en diseño investigativo.

     Por tamaño, en relación con número de empleados así, donde “y” es número de empleados y “n” número de empresas, “y*n” total de empleados por rango y porcentaje.

 


Tabla 2 Clasificación tamaño de empresa por número de empleados.

 

y

n

y*n

%

1 a 19

10

15

150

7

20 a 49

35

45

1.575

22

50 a 99

75

89

6.675

44

100 a 200

150

47

7.050

23

Más de 200

250

7

1.750

3

 

 

203

8.400

100

Fuente: construcción propia con base en diseño investigativo.


 

     La encuesta se organizó en seis áreas con preguntas cerradas en escala Likert. La primera de ellas se denominó Información básica de la empresa. Allí se solicita información primordial que permita una identificación de la empresa, datos de contacto, sector productivo en que opera, promedio de número de empleados y experiencia en años en el sector.

     En segundo lugar, se identificó un componente denominado Vocación a la generación de negocios inclusivos, el cual está conformado por ocho (8) preguntas que buscan dar cuenta de la capacidad de la empresa para para generar negocios inclusivos a partir del quehacer de la organización, su rango de ventas anuales y cómo involucra población BdP en los procesos productivos si cuenta con esta experiencia.

     En tercer lugar, se propuso una sección que lleva por título Gobierno y desarrollo local, el cual consta de 10 preguntas que tiene como sentido identificar el nivel de asociatividad vertical y horizontal de la organización con la comunidad y entidades oficiales.

     Posteriormente, en cuarto lugar, se plantea un componente definido como Desarrollo de negocios inclusivos que comprende once (11) preguntas relacionadas con el nivel desarrollo de estos, a partir de identificar fuentes de financiación, estímulos, estudios, actividades dentro de su empresa base para la vinculación de población BdP y posibilidades basadas en la gestión organizacional que permitan dar cuenta del desarrollo de negocios inclusivos.

     Consecutivamente se plantea una sección denominada Obstáculos para el desarrollo de negocios inclusivos, la cual está integrada por siete (7) preguntas que se orientan a establecer los factores de índole financiero, cultural y social que obstaculizan el desarrollo de negocios inclusivos.

     Finalmente se termina el instrumento con un apartado denominado Capital social y negocios inclusivos conformada por diez (10) preguntas planteadas con el fin de identificar la participación en redes y la interiorización de valores sociales como la confianza, la solidaridad y la reciprocidad.

     Se asumió un método de análisis estructural correlacionado que permitió el desarrollo de una técnica de análisis multivariable, el cual posibilitó un análisis de variables simultáneamente por intermedio de la utilización de software de análisis estadísticos especializados.

 

Resultados

     A continuación, se presentan algunos de los resultados más destacados obtenidos con relación al diagnóstico sobre generación de negocios inclusivos en la Localidad de Kennedy en Bogotá, D.C y su incidencia en el desarrollo local.

     Inicialmente se presentan gráficos de dispersión que permitan identificar correlación entre variables y posteriormente histogramas que dan cuenta del comportamiento de variables individuales que favorecen la concreción de las conclusiones a partir de la discusión con el marco teórico planteado.

 


 

Figura 1. Sector productivo y negocios inclusivos. Fuente: elaboración propia.


 

     Es fácil observar que las empresas que entraron al estudio se caracterizan por ser de sector industrial y/o servicios, es visible que sin importar el sector desarrollan negocios inclusivos.

     Un punto que llama la atención es el hecho de que las organizaciones que no han desarrollado negocios inclusivos como alternativa, tienen una relación muy similar con las que tienen desconocimiento sobre ellos; esto es un buen punto de partida pues se podría llegar a pensar que el desconocimiento es un factor crucial para el desarrollo de la relación Empresa-Negocios Inclusivos. Esta hipótesis, puede ser corroborada en los análisis de correspondencias que siguen a continuación.

 


 

Figura 2. Nivel de ingreso empresa y vinculación población BdP. Fuente: elaboración propia.


 

     En el análisis que se aborda con el anterior gráfico se puede observar que el eje vertical que corta en el cero puede ser de gran ayuda para describir la correlación existente. Para las empresas que tienen mayores ingresos (mayores a 3.000 millones), la viabilidad comercial y el aporte social es fundamental, la relación es clara.

     Las que tienen ingresos menores consideran a la población base de la pirámide BdP como recurso para el desarrollo de la organización y eje principal y comercial de la empresa, es decir, la abordan como un segmento de mercado.

     Esta relación muestra la realidad de cómo se mueve el sector laboral nacional y la responsabilidad que deben tener las empresas con el aporte al desarrollo local; cuando no se tiene un claro conocimiento de la manera cómo se puedan desarrollar negocios inclusivos, se tiende a tener una organización empresarial “discriminante”, pues la empresa que quiera aumentar sus ingresos va a prescindir de personas BdP para dar lugar a personas más capacitadas, por lo tanto, la educación es una variable que tengan en cuenta al momento de enlazar la empresa, su relación con las personas BdP y sus ingresos.

 


 

Figura 3. Capacitación población BdP. Fuente: elaboración propia.


     La relación que las empresas tienen entre la disposición para invertir en capacitar a su fuerza laboral y la accesibilidad para vincular personas BdP es directa, esto quiere decir que piensan en vincular personas de BdP en cualquiera de las posibilidades existentes como proveedores, empleados, clientes o distribuidores en casi la misma medida que piensan en la inversión para su capacitación.

     Sin embargo, la capacitación sale a luz como algo de mayor trascendencia, es decir, se prefiere conservar la estructura laboral e ir incrementando capacidades, a prescindir de la persona y contratar a alguien con las habilidades ya desarrolladas. Queda en evidencia que la mayoría de las empresas son reacias a contratar a personas de la base de la pirámide.

 


 

Figura 4. Relaciones de confianza y negocios inclusivos. Fuente: elaboración propia.


 

     Lo primero que se puede observar y es fácilmente evidenciado es que las respuestas de confianza muy baja y muy alta son atípicas. Nuestra población de estudio se mueve en percepciones medias.  ¿Qué quiere decir esto?, que la población BdP que confían en las empresas que les brindan una oportunidad de laborar y tienen el apoyo de la empresa para vincularse en la cadena productiva tienen un alto nivel de estima de la organización y por lo general tienden a manifestar alto nivel de compromiso.

     El problema o tensión radica en que debido al desconocimiento de la importancia y como desarrollar negocios inclusivos en un gana-gana socioeconómicamente productivo como alternativa al desarrollo local, el match entre empresa-empleado no se da correctamente.

     Por su parte la empresa tiende a subestimar las aptitudes del empleado, condición que puede ser por razones subjetivas evidenciándose que los niveles de confianza altos o muy altos no son los mejor catalogados en este estudio.

     Este fenómeno claramente es un obstáculo para el desarrollo de negocios inclusivos y procesos de articulación en beneficio de la comunidad local, pues si se carece de confianza entre las partes se hace imposible generar niveles de asociatividad que permitan el planteamiento de objetivos beneficiosos para las partes, perdiendo el sentido y alcance que tiene implícitamente la generación de negocios inclusivos como una alternativa frente a la pobreza y falta de productividad local.

Figura 5. Lugares físicos en que opera su empresa en comercialización. Fuente: elaboración propia.

 

En el estudio realizado, se pudo observar que el mercado de la empresa no es exclusivo de la localidad, lo que puede ser comprensible pues su gran objetivo es un mercado más amplio, es relevante prestar atención, que la mayoría de las empresas 118 equivalente a un 58% ven a la ciudad como su gran objetivo comercial, seguidas por 76 de ellas, equivalentes al 38% que comercializan a nivel país, siendo dos escenarios propicios que permitan desarrollo de negocios inclusivos con población BdP, y a la vez aportarían al desarrollo de la localidad pues a mayor producción mayor demanda de fuerza laboral contratada.

 

Figura 6. Desarrollo de alianzas estratégicas con microempresas locales. Fuente: elaboración propia.

 

     Las organizaciones manifiestan en un alto porcentaje equivalente a un 79%, que, si desarrollan alianzas y estrategias con pequeños productores o microempresas locales, factor positivo para el desarrollo local y adicionalmente para la población BdP, se hace prioritario que este tipo de estrategias mantengan una regularidad en el tiempo y en la frecuencia de pedido, para de esta forma poderse formalizar como negocio inclusivo.

Figura 7. Desarrollo de negocios inclusivos en su organización. Fuente: elaboración propia.

 

     Este gráfico guarda coherencia con el resultado anteriormente analizado, pues mantiene resultados estadísticos proporcionales y coherentes, sin embargo, resultados tan positivos en el que se observa en relación con que el 75% de las empresas realizan negocios inclusivos generan sospecha analizados en el contexto del desarrollo socioeconómico local, donde la localidad de Kennedy en particular presenta unas tasas de desempleo del 7.5% y unos niveles de pobreza en promedio de un 32% al 2015, situación agravada por ser la tercera localidad de la ciudad en recibir población desplazada por el conflicto armado.

     Este resultado puede obedecer a que muchos empresarios aun no tienen claro que son los negocios inclusivos y los cofunden con otro tipo de actividades de responsabilidad social empresarial, o que posiblemente la incidencia de las empresas de la localidad es baja en el aporte al desarrollo económico general de Kennedy la y generación de ingresos se da por recursos generados fuera de ella.

Figura 8. Identificación de programas gubernamentales que se orienten a la promoción y desarrollo de negocios inclusivos. Fuente: elaboración propia.

     Se observa que en un porcentaje significativo, el 54% de las empresas no identifican programas gubernamentales que fomenten los negocios inclusivos, factor altamente incidente en el desarrollo local, pues el rol de los gobiernos y entidades públicas no se limita a la administración pública, sino que debe ir más allá, convirtiéndose en un agente que fomente la inclusión y potencialice la asociatividad con el sector privado para lograr subsanar la incapacidad de gestión gubernamental en aspectos sociales que redundan en la calidad de vida de los ciudadanos y cuyo desconocimiento e inaplicación son la base de las altas tasas de pobreza y exclusión social.

 

Figura 9. Participación en la elaboración e implementación del plan de desarrollo de la localidad. Fuente: elaboración propia.

 

     Por su parte, en un 49% de la muestra de las empresas abordadas manifiestan su participación en la construcción y seguimiento al plan de desarrollo de la localidad, factor positivo para el desarrollo local que permite identificar capacidades y recursos provenientes de diferentes fuentes que permitan el desarrollo de estrategias productivas para el beneficio colectivo y en especial de población BdP.

 

Figura 10. Conocimiento de la empresa de las condiciones socio-económicas de la población BdP en la localidad (Debilidades, Fortalezas). Fuente: elaboración propia.

 

     El reconocimiento del contexto a nivel social, económico, político y productivo es un componente fundamental para la generación de negocios inclusivos, pues se parte de realidades actuales, no con problemas del pasado o del futuro sino concretos, los cuales se pueden abordar a partir de identificar capacidades y actores locales incidentes. En el presente estudio el 55% manifiestan conocer estudios recientes que dan cuenta de las condiciones, necesidades y capacidades de la población.

 

Figura 11. Conocimiento del alcance a corto y largo plazo del plan de desarrollo local. Fuente: elaboración propia.

 

     Se manifestó en un 64% de los encuestados que sí se conoce el alcance a corto y largo plazo del plan de desarrollo de la localidad, lo que favorece la participación de la población en control político y el impulso de la asociatividad como base del desarrollo local, lo que permite una mejor posibilidad de incentivar la creación de alianzas entre sector público y privado que genere alternativas que involucren población BdP en procesos productivos de forma planificada y sustentable.

Figura 12. Responsabilidad del sector privado a la construcción del desarrollo local siendo 1 muy bajo y 5 muy alto. Fuente: elaboración propia.

 

     Los resultados obtenidos colocan en igualdad de valoración las opciones extremas de muy alto o muy bajo con un 4% cada uno, primando una valoración intermedia del 45% de los encuestados que consideran que otros actores tienen mayor responsabilidad sobre el desarrollo local que las empresas, sin embargo, estos son resultados atípicos frente a otros estudios realizados por la CEPAL y el Banco Mundial en otros contextos, en los que se ha observado que el sector productivo es el que más influye en el la consolidación o fracaso de desarrollo local, en contextos donde el Estado se encarga de la generación de un escenario normativo que facilite los procesos de desarrollo y garantice la seguridad.

     En este sentido, los hallazgos pueden considerarse como una situación negativa que afecta la creación de posibilidades lideradas por las empresas para mitigar los efectos generados por la desigualdad económica y social que caracteriza nuestra sociedad.

Figura 13. Cultura organizacional y desarrollo de negocios inclusivos. Fuente: elaboración propia.

 

     Por su parte, las organizaciones ven en los negocios inclusivos especialmente una oportunidad para el desarrollo de sus unidades de negocio, principalmente porque la dimensión que más desarrollan es la vinculación de población BdP en la comercialización, venta, o como mercado objetivo de sus productos, reconociendo la capacidad y necesidades de consumo de la población de bajos ingresos si se llega con productos de precio competitivo que logre posicionamiento de marca, aportando así a la mejora en la calidad de vida de comunidad. A la par los pueden ver como oportunidad para el desarrollo de actividades en responsabilidad social, lo que conlleva a asumir los negocios inclusivos de una forma un poco pasajera, sin identificar y comprender su potencial para trasformar sociedades vulnerables.

 

Conclusiones

 

     Las desigualdades sociales que ha generado el nuevo paradigma económico basado en la economía de mercado y el desarrollo de la globalización dinamizado por la imposición de procesos de competitividad estandarizados, provenientes de países del norte o desarrollados han llevado a muchas sociedades a condenarse en el subdesarrollo y la pobreza multidimensional extrema, debido a que sus capacidades son limitadas o débiles en términos financieros, conocimiento o de tecnología.

     En este entorno, las empresas junto con actores estatales y organismos supranacionales en algunos casos, son considerados agentes dinamizadores y transformadores de realidades sociales, en entornos territoriales donde su población carece de oportunidades y ven como las posibilidades de avance económico, educativo y social son cada vez más distantes, afectando su desarrollo humano y el de futuras generaciones.

     En este contexto, los negocios inclusivos adquieren relevancia como estrategia de generación de desarrollo local a partir del aporte y compromiso del sector empresarial que opere en el contexto geográfico específico.

     Esta estrategia de fomento al desarrollo local y disminución de la pobreza puede considerarse relativamente nueva y, por consiguiente, susceptible de mayor análisis y evaluación en su planeación y dinámicas frente a su potencial en resultados sociales sustentables de cara a desafíos para quienes los conforman como población BdP, empresas, sector solidario, o entidades estatales.

     Uno de los principales desafíos es la necesidad de innovación y generación de nuevas alternativas productivas en las diferentes fases de la cadena de valor, con el fin de trabajar en pro de objetivos compartidos a nivel de población, gobiernos locales y sector empresarial.

     En el caso particular de la Localidad de Kennedy, se pudo observar que planificar y desarrollar negocios inclusivos es una tarea compleja, debido a que según los hallazgos evidenciados los niveles de confianza para vincular población BdP en la cadena de valor es bastante baja por parte de los empresarios, igualmente no existe en términos generales claridad sobre cómo desarrollar negocios inclusivos de acuerdo a las capacidades de las empresas, afectando de esta forma el desarrollo local.

     Para fomentar negocios inclusivos y mayor desarrollo local se demanda incrementar el esfuerzo que realizan el sector empresarial, el gobierno local y las entidades gubernamentales por fomentar y apoyar alternativas productivas o comerciales que desde las empresas vincules población vulnerable, los formen en competencias laborales que incidan  y transformen sus entornos y ámbitos familiares, de esta forma  no se asumen los negocios inclusivos como un medio de ayuda y donación transitoria, sino como una estrategia a mediano y largo plazo que favorece una mejor calidad de vida de la población de bajos recursos y a la vez permite generación de utilidades para las compañías, controlando los riesgos y aprovechando mejor las posibilidades, valorizando la generación de valor económico, e incrementando de esta forma el desarrollo humano y local de toda la comunidad.

 

Referencias

 

Abreu, J. L. (2012). Hipótesis, Método y Diseño de investigación. Daena: International Journal of Good Conscience, 187-197.

Alcaldía Mayor de Bogotá, Secretaria Distrital de Planeación, Cartografía y Estadística. (05 de 08 de 2014). Secretaria Distrital de Planeación. Obtenido de Secretaria Distrital de Planeación: www.sdp.gov.co

Alcaldía Local de Kennedy, 2016,  http://www.kennedy.gov.co/.

Alburqueque, F. (1996). Dos facetas del desarrollo económico y local: fomento productivo y políticas frente a la pobreza. Santiago de Chile: ILPES.

Avina. (30 de Abril de 2010). Fundación Avina. Obtenido de Fundación Avina: http://espanol.nextbi-llion.net/blogpost.aspx?blogid=155.Consulta:09/05/2016

BID. (2015). Descubriendo posibilidades en la base de la piramide America Latina y el Caribe. Washington.

Bosier, S. (1998). El Desarrollo territorial a partir de la construcción de trabajo sinérgico. Santiago de Chile: CEPAL.

Bosier, S. (1999). Desarrollo local de que estamos hablando. Santiago de Chile: Documento comisionado por la Cámara de Comercio de Manizalez, Colombia. Obtenido de http://municipios.unq.edu.ar/modules/mislibros/archivos/29-DesLo.pdf.

Cámara de Comercio de Bogotá, 2015.  http://www.ccb.org.co/

Casanova, F. (2004). Desarrollo local, tejidos productivos y formación. Montevideo: Cinterfor.

Fundación Avina. (23 de 08 de 2016). http://espanol.nextbi-llion.net/blogpost.aspx?blogid=155. Obtenido de http://espanol.nextbi-llion.net/blogpost.aspx?blogid=155.: http://www.avina.net/avina/

Gutiérrez, R., & Lobo, I. (2006). Es posible aliviar la pobreza a través de los negocios. Harvard Review of America, 10 - 19.

Hard, S., & Gardetti, M. (2009). Hacia la creacion de valor y desarrollo. Buenos Aires: IESC.

Licandro, O. (2013). Moodelos para el analisis de los negocios inclusivos: construccion mediante el estudio de casos. TELOS Revista de Estudios Interdirdisciplinarios en Ciencias Sociales, 32 - 48.

Marquez, P., Exequiel, R., & Berger, G. (2011). Negocios inclusivos: iniciativas de mercado ocn los pobres de Inberoamérica. Whasington: Banco Interamericano de Desarrollo.

Michael, J., & Michael, C. (2004). La empresa privada y los sectores de bajos ingresos. Harvard Business Review Latinoamerica, 3 - 5.

Ministerio de Salud y Protección Social. (15 de Abril de 2016). Ministerio de Salud Protección Social. Obtenido de Ministerio de Salud y Protección Social: https://www.minsalud.gov.co/Paginas/default.aspx

Prahalad, C. (2005). La fortuna en la base de la pirámide: Como crear una vida digna y aumentar las opciones desde el mercado. Madrid: Granica.

Red Pacto Global Colombia. (27 de Julio de 2016). Red Pacto Global Colombia. Obtenido de Red Pacto Global Colombia: http://pactoglobal-colombia.org/index.php/sobre-pacto-global/que-es-pacto-global

Sen, A. (2000). Desarrollo y Libertad. Barcelona: Planeta.

 

Vázquez Barquero, A. (2007). Desarrollo endogeno. Teorias y politicas de desarrollo territorial. Investigaciones regionales, 183 - 210.

Share

Style1

Style2

Style3

Style4

Style5

Style6

Style7

Style8

Style9

Style10