Buscar ( por palabras, titulo, autores)

Perfil Psicográfico teniendo en cuenta la cultura como factor estructural del comportamiento del consumidor de la región caribe colombiana por Albeiro Berbesi Urbina

Para citar este artículo debe utilizar la versión PDF Revista GEON 6 (Vol 3 No 2)

 

 

Albeiro Berbesi Urbina

 

Profesor de pregrado y posgrado

 

Administrador de Comercio Exterior, Especialista en Gerencia de Mercadeo, Magister en Mercadeo Agroindustrial, Doctorante de Ciencias Sociales Mención Gerencia

 

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

 

@albeiroberbesi

 

 

 

Resumen

 

La pictografía implica el uso de factores psicológicos y antropológicos para determinar cómo se segmenta el mercado considerando las tendencias dentro de los grupos de dicho mercado para tomar una decisión acerca de un producto, una persona, una ideología o cualquier otra cosa que marque una actitud o utilice un medio. Los perfiles psicográficos describen las características y las respuestas de un individuo ante un medio ambiente.

 

Desde la segmentación de mercados la psicografia permite definir mercado meta, crear una nueva perspectiva del mercado, posicionar el producto, comunicar mejor los atributos del producto, desarrollar estrategias generales, comercializar temas políticos y sociales. Al segmentar psicograficamente los consumidores se dividen de acuerdo a: estilo de vida, personalidad y valores.

 

El Caribe colombiano está compuesto por ocho departamentos (La Guajira, Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, Magdalena, Sucre y San Andrés y Providencia, Santa Catalina), además de sus diferencias climáticas y geográficas, existe un factor relevante en las características de consumo y rasgos culturales de sus habitantes. Este está determinado por sus antepasados precolombinos; como lo fueron la conquista española y la presencia de esclavos africanos, así se fusionan los rasgos culturales, regionales y por ende las características de consumo de dichos habitantes.

 

Palabras clave: Cultura, caribe, segmentación, psicografia y estilo de vida.

 

 

 

Abstract

 

The psicografia involves the use of psychological and anthropological factors to determine how the market is segmented considering trends within that market groups to make a decision about a product, a person, an ideology or anything else that makes a attitude or use half. Psychographic profiles describe the characteristics and responses of an individual to an environment.

 

From market segmentation to define the target market psicografia, create a new perspective of the market, the product positioning, better communicate product attributes, develop overall strategies , market and social policy issues. Psicograficamente segmenting consumers are divided according to: lifestyle, personality and values.

 

The Colombian Caribbean is composed of eight departments (La Guajira, Atlantico, Bolivar, Cesar, Córdoba, Magdalena, Sucre and San Andrés and Providencia, Santa Catalina), in addition to its climatic and geographical differences , there is a relevant factor in the pattern of consumption and cultural features of its inhabitants. This is determined by their pre-Columbian ancestor; as were the Spanish conquest and the presence of African slaves and cultural, regional features they are merged and therefore the consumption characteristics of these inhabitants.

 

Keywords: Culture, Caribbean, segmentation, psicografia and lifestyle.

 

 

 

Capítulo 1: Factores del perfil psicográfico en el comportamiento del consumidor

 

En el proceso mercadológico la gestión de la organizaciones se propone la segmentación de mercado (Smith, 1956), donde se determina que la segmentación en los mercados de consumo está dada por las variables geográfica, demográfica, socioeconómica, psicográfica y conductual. Los conceptos teóricos que se retoman para el estudio es la psicográfica, perfil psicográfico, segmentación psicográfica (Stanton, Etzel y Walker, 2004).

 

Frente a la segmentación psicográfica, la opinión es determinada finalmente por los sentimientos y no por el intelecto. Instintivamente sabemos que no todas las personas son iguales.  Cada una es un mundo diferente, debido a sus propios sueños, gustos, estilos y preferencias; viven su propia historia, tienen proyectos de vida, alegrías, tristezas o un drama personal. La sociología determina que un estilo de vida es la manera en que vive una persona (o un grupo de personas). Esto incluye la forma de las relaciones personales, del consumo, de la hospitalidad y la forma de vestir. Una forma de vida típicamente también refleja las actitudes, los valores o la visión del mundo de un individuo. Tener una "forma de vida específica" implica una opción consciente o inconsciente entre un sistema de comportamientos y de algunos otros sistemas de comportamientos.

 

Las generaciones anteriores al concepto de estilo de vida pudieron no haber necesitado este concepto porque no era significativo al ser las sociedades relativamente homogéneas,  Alvin Toffler (1979) predijo una explosión de los estilos de vida (denominados subculturas) debido al incremento de la diversidad de las sociedades postindustriales. Jeremy Rifkin (2000) describe el estilo de vida y la vida cotidiana en Europa y Estados Unidos; en las épocas históricas, en las actuales y en la llegada de la era global, después del individualismo y el comunitarismo. Pierre Bourdieu (1979) centra su teoría en el concepto de habitus entendido como esquemas de obrar, pensar y sentir asociados a la posición social. El habitus hace que personas de un entorno social homogéneo tiendan a compartir estilos de vida parecidos.

 

El identitarismo representa una corriente del nacionalismo europeísta que surgió a finales del siglo XX, sobre la influencia de pensadores e ideólogos como Robert Steuckers, Guillaume Faye, Pierre Vial, entre otros; diferenciándose en términos ideológicos y de doctrina política de los movimientos nacionalistas tradicionales, aproximándose, por consiguiente, en término comparativos a la corriente völkisch alemana de inicio del siglo XX.

 

Para los identitarios la existencia de las diferencias entre los pueblos es un hecho incuestionable, sea desde la perspectiva de la antropología, de la historia, de la cultura, de las tradiciones, de los modos o de las mentalidades, siendo que cualquier tentativa de convivencia sobre un mismo territorio se vuelve inevitablemente generador de racismo y consecuentemente, de conflictos. El término identitario fue, por primera vez, empleado políticamente por Pierre Vial, en la fundación de tal fin, para definir una concepción del mundo etnocéntrica que promovía ultrapasar al concepto de nacionalismo, por Vial considerado insuficiente para responder a los nuevos desafíos impuestos a Europa en el comienzo del siglo XXI.

 

Capítulo 2: Análisis del perfil psicográfico de la Región Caribe Colombiana

 

Es necesario enfatizarnos en las características que generan una influencia dentro del comportamiento del consumidor de la región caribe, el análisis de estas permitirá construir de una manera más profunda los requerimientos y exigencias de la población. Los valores personales proporcionan información sobre las motivaciones subyacentes que influyen en las decisiones de compra de los consumidores en general, y pueden resultar relevantes para explicar el mantenimiento de su dieta tradicional en la inmigración, al incorporar elementos de integración e identificación con un grupo social.

 

La selección de las variables psicográficas obedece tanto a su adecuación al objeto de estudio, como a su probada validez en un amplio número de investigaciones empíricas sobre el comportamiento del consumidor. Para construir un perfil general de estas variables debemos profundizar en la base principal que influencia todas características de una sociedad, hablamos de la cultura como concepto inicial para establecer un patrón psicográfico.

 

Arese define la cultura como el centro del conocimiento social adquirido, que sirve para interpretar los hechos, la experiencia, los acontecimientos y el obrar de una sociedad. La cultura es la forma de vida que distingue a un pueblo, es el patrón integral de comportamientos aprendidos que comparten los integrantes de una sociedad, además que la cultura es para una sociedad lo mismo que la personalidad para un individuo (1999, p. 245).

 

Se argumenta que las diferencias en el estilo de vida cultural pueden explicarse mediante cuatro dimensiones de la cultura, basados en el estudio de Hofstede (1978): individualismo, distancia del poder, incertidumbre, masculinidad. Uno de los factores que influencia el comportamiento de los consumidores son sus rasgos culturales, ya que son transmitidos de generación en generación implicando así la personalidad y el estilo de vida de la población. Existen patrones conductuales aprendidos de los vínculos familiares cuyas características son distintas a las de los miembros de cualquier otra sociedad.

 

La cultura también se define como el conjunto de conductas aprendidas o la programación colectiva de la mente que distingue a los grupos humanos entre sí y que se transmite de una generación a otra, que cambia de forma gradual y continua (García-Sordo, 2000, p. 345).

 

García-Sordo (2000, p. 345) afirma que la cultura es un mecanismo de adaptación que comprende la totalidad de herramientas, actos, pensamientos e instituciones. Estas definiciones totalizadoras destacan la organización y función de las culturas; es decir, no se enfocan en las costumbres, ritos, creencias u otras particularidades de las diferentes poblaciones.  La cultura es un sistema conceptual, es decir, un sistema de conocimientos y creencias compartidas mediante el cual las personas organizan sus percepciones y experiencias, toman decisiones y actúan. En este enfoque no se incluyen herramientas, actos ni instituciones: sólo pensamientos (Harold Silva Guerra, 2006, p. 7).

 

Por otra parte, la cultura Caribe que se ofrece ante el conjunto de la sociedad como monolítica de toda la región, internamente se halla dividida por subculturas, que sumadas entre si forman el gran conjunto Caribe. Por esta razón no se presenta una homogeneidad entre la subcultura de la sabana (Córdoba y Sucre), con la de La Guajira, Cesar o Magdalena; y de todas éstas con las de Atlántico y Bolívar. Aunque en realidad estas pequeñas diferencias no son motivo para decir que unas subregiones son irreconciliables con las otras; son más los aspectos que las unen que las que las separan; los departamentos de Atlántico, Bolívar, Sucre, Córdoba, Cesar, Magdalena y La Guajira, guardan una relación de identidad, no sólo por su cercanía al mar, atributo que les confiere el título de costeños o costaneros, sino ante todo por las condiciones sociales de sus habitantes.

 

El análisis cultural de una población denota tener en cuenta que siempre estará en constante cambio como respuesta a la adaptación de fuerzas externas. Cualquier empresa que pretenda introducir productos en otros países debe utilizar las siguientes herramientas, las cuales pueden facilitarle tal penetración (Basado en Engel, Blacwell & Miniard, 1986, p. 152):

 

a)           La comunicación sobre la innovación por medio de fuentes comerciales, fuentes neutrales (como el gobierno) y fuentes sociales, como amigos y parientes.

 

b)           Estilo de vida cultural de la población, es decir, de cuán profundamente sostiene sus creencias y actitudes tradicionales; además, debe determinar cuáles son los elementos culturalmente dominantes.

 

c)           Agente de cambio (corporaciones multinacionales y sus prácticas) y líder de opinión estratégico.

 

Se argumenta que las diferencias en el estilo de vida cultural pueden explicarse mediante cuatro dimensiones de la cultura basados en el estudio de Hofstede (1978): individualismo, distancia del poder, incertidumbre, masculinidad.

 

La masculinidad se define como el grado en el cual una sociedad se caracteriza por la competitividad, la asertividad, la ambición y la adquisición de dinero y otros bienes materiales (sociedades masculinas), frente a la educación, al cuidado, a la consideración hacia otros, y a la orientación hacia la conservación y protección de los valores (sociedades femeninas).

 

El individualismo predomina en las sociedades en las que las relaciones entre sus miembros son abiertas: se espera que cada quien cuide de sí mismo y de su familia inmediata. El colectivismo, al contrario, impera en las sociedades en las que las personas, desde su nacimiento, son integradas a grupos fuertes y cohesivos, que protegen a la persona a cambio de su lealtad absoluta.

 

Nivel de incertidumbre: esta dimensión indica la medida en que los miembros de una cultura se sienten amenazados por situaciones desconocidas o inseguras. Los sentimientos de incertidumbre, al igual que los valores, son aprendidos. Los sentimientos y formas de manejarlos pertenecen a la herencia cultural de las sociedades y son transferidos y reforzados por medio de instituciones principales como la familia, la escuela y el Estado. Además, se reflejan en los valores que los miembros de una sociedad en particular mantienen colectivamente.

 

Distancia de poder: esta dimensión se define como la medida en que los miembros menos poderosos de una organización, aceptan como algo natural que el poder se distribuya en una forma no equitativa. Este autor destaca la distancia emocional que separa a los subordinados de sus jefes.

 

La orientación a largo plazo se refiere a qué tanto los valores de una sociedad están orientados hacia el futuro, el ahorro y la perseverancia.

 

Elementos de la cultura podemos determinar las costumbres y modales, Idioma y expresiones, Religión, Educación, Estética, Valores, Instituciones sociales:

 

Costumbres y Modales

 

Al hablar de costumbres se debe tener claro que es un aspecto que viene ligado a la Cultura, por ende debemos conocer la cultura de una región para conocer las costumbres de sus habitantes; La Cultura de la región Caribe es una mezcla entre las tradiciones indígenas que se han mezclado con rasgos culturales africanos, mestizos y españoles. De tal manera, se puede evidenciar que esta proviene de múltiples raíces que se pueden apreciar en la música, los rituales religiosos, las costumbres alimenticias y la literatura.

 

Las costumbres de la región Caribe se ven influenciadas en gran parte por los paisajes Costeros y las Sabanas; la diversión y la alegría, la cual se ve representada en su Danza, Música y Folclor; los mitos y leyendas de la región y en gran parte la familia ya que el “costeño” es una persona muy Familiar.

 

Sabemos que la persona de la región Caribe, por ser habitantes de un territorio plano, bañado por el río y el mar, privilegia a sus habitantes para que efectúen el intercambio con otras personas. Lo que hace pensar que este podría ser el origen de su carácter comunicativo. Así, como también podemos apreciar la costumbre de sentarse fuera de sus casas ya que el sol en lugar de mantenerlos dentro de ella, tal como sucede en las regiones frías. Los paisajes de esta región, así como, el clima característico de esta, moldean ese carácter siempre alegre, festivo que denota al hombre Caribe (Castro Beleño y Pacheco 2003).

 

Una de las costumbres que se pueden apreciar en la región Caribe son sus trajes típicos, los cuales constan para la mujer, de largas polleras, blusa escotada abierta en los hombros y un adorno de flores en la cabeza, los hombres por su parte utilizan una camisa blanca manga larga, pantalón blanco, el popular sombrero “vueltiao”, mochila y otros elementos que completan el atuendo, estos trajes son usados en las presentaciones de sus bailes típicos; por otra parte se puede observar que la forma de vestir de las personas de la Región Caribe tiende a ser muy ligera debido a su clima y temperatura.

 

Entre las costumbres de la Región Caribe podemos incluir las comidas típicas, como el sancocho de gallina, el pescado frito, el arroz con coco, el sancocho de pescado, la viuda de carne salada, el chivo asado, etc. Todas estas comidas, vienen de la mano con la unión familiar, ya que son presentes en los eventos de reuniones familiares y su consumo en estas se ha transmitido de generación en generación, logrando así una identidad y trascendencia en las familias costeñas.

 

También podemos decir que los ritmos africanos con influencia hispana siguen siendo un legado de los antepasados en nuestras costumbres, ya que de estos se han derivado la mayoría de la música bailes y ritmos de nuestra región, como los son, la cumbia, la cual es uno de los mayores representantes de Colombia a nivel mundial y por lo tanto uno de los bailes con más tradición en la costa Caribe, también encontramos ritmos y bailes folclóricos como, el mapalé, el porro, el vallenato. Podemos decir que las costumbres en el folclor se van trasmitiendo en cada generación familiar, con el fin que estas no se pierdan y así poder mantener la cultura que identifica la región Caribe. 

 

En las costumbres y modales de la Región Caribe Colombiana podemos incluir los mitos, leyendas y creencias populares, los cuales de una u otra manera ayudan a la formación de los habitantes, ya que de esto depende mucho su comportamiento, como por ejemplo es costumbre asustar a los niños con las brujas, cuando estos tienen un mal comportamiento o desobediencia, también existen las creencias como rezar el ganado cuando este tiene gusanos, y así utilizan muchos de estos mitos y creencias en su vida cotidiana como parte de las costumbres del ser caribeño.

 

 

 

Valores 

 

Estas características permiten identifica lo que hace al hombre y la mujer del caribe un ser único, autóctono y genuino. El hombre latinoamericano en general y el Caribe en particular son productos de un sincretismo cultural originado en las distintas subculturas provenientes del viejo continente; las cuales al arribar a suelo americano dieron lugar al fenómeno de la transculturización y junto con ella la presencia de las diferencias, tanto de tipo social como de etnias y culturas. Diferencias que fueron impuestas a sangre y fuego por la hegemonía expansionista europea, la cual, como se sabe, gobernó de la peor manera y aún su sombra funesta se halla presente en todos los órdenes de la sociedad Latinoamericana. (Omnia, Año 19, No. 2, 2013, p. 67 – 85)

 

Idioma y expresiones

 

En el país se hablan 64 lenguas amerindias y una diversidad de dialectos que se agrupan en 13 familias lingüísticas, Arango Ochoa, y Sánchez Gutiérrez ( 2004), lo que indica las formas diferentes de concebir la lengua y entender el contexto social, marcado por lo político, cultural, económico y religioso. (Omnia, Año 19, No. 2, 2013, pp. 67 – 85).

 

El Caribe colombiano comparte características comunes, que corresponden a un modo de hablar y de relacionar el contexto con sus necesidades comunicativas. Por eso en el estudio se identifican: expresiones léxico semánticas diferentes a otras regiones del país, Las leyendas como discurso di-antropológico, La metonimia como recurso lingüístico, La hipérbole, Lo eufemístico y disfemístico; el dialecto representado en los diarios locales, La polisemia en el habla, El lexicón del carnaval, Las muletillas como discursos expletivos, entre otros recursos lingüísticos. En los estudios frecuentes del dialecto se confirma la sospecha que la diversidad dialectal de un territorio no consiste en una diferencia sino en una gradación de variaciones de un sistema que forman un continuo dialectal geográfico (Hernández Campoy, 1993. Recuperado de http://www.lenguasdecolombia.gov.co).

 

La caracterización lingüística de cada una de las regiones de país permite a sus habitantes diferenciar todos los procesos comunicativos del hombre y por ende su función en la comunidad, los recursos lingüísticos le dan vida a la imagen misma del caribe y sus raíces. Dentro del dialecto instituido por la real academia se pueden establecer diferencias semánticas con la significación contextual que le dan los habitantes del caribe, estos derivados de la forma estándar de las palabras; se han denominado estas expresiones como parte del estudio de la sociolingüística la cual abarca la comprensión de los aspectos sociales y culturales que constituyen la lengua de cada población.

 

El caribe colombiano se identifica por su diversificación; la expresividad no es una excepción en los procesos lingüísticos, los procesos expletivos refuerzan la locución, estos coadyuven a que ésta preste atención para que la adquisición del saber se haga posible.

 

Todas estas diferencias socio lectales y axiológicas le imprimen cualidades propias al hombre Caribe cuyo comportamiento, ya sea individual o grupal, ostenta unos rasgos particulares; rasgos que se encuentran enraizados en la cultura que ha sido transmitida de generación en generación. Primero, a través de la familia, después mediante la escuela, hasta alcanzar el punto culminante de la socialización del individuo. Socialización que se expresa en todas las actitudes y actuaciones del hombre Caribe, y que lo muestran como un hombre particular; sin que esto implique que sea mejor o peor que los de las demás regiones o países del mundo.  (Mejia y Espinosa, 2013, p. 67-85).

 

El mamagallismo es la puerta de escape que libera al hombre del caribe de los avatares y vicisitudes de lo cotidiano, pues es una forma lúdica y creativa que en el día a día contextualiza el humor y la inventiva de vocablos que hacen un argot nuevo y unas nuevas circunstancias para referirse al mundo o a la vida (González, 2009).

 

El dialecto es considerado parte constitutiva de la identidad del caribe; El hombre Caribe se entrecruza con su dialecto, que le permite explicitar su mundo signito desde su concepción de comunicación, cargado de sociolectos que se activan cuando se relacionan con lo político, social, económico, cultural y religioso. Cada región conserva su propio cargamento de voces para ahondar en sus necesidades lingüísticas. (Mejia y Espinosa, 2013, p. 67-85).

 

Instituciones sociales

 

Conformación familiar del caribe

 

El parentesco y la conformación familiar son rasgos con los que se han caracterizado a las sociedades caribes. Retomar estos elementos desde un marco de análisis alternativo puede ofrecer ciertas pistas a la hora de reflexionar sobre esos otros componentes de los procesos de construcción de identidad. Las sociedades caribes, en su mayoría, han sido caracterizadas como extensas, matrifocales, matricéntricas, donde la mujer domina el hogar y la vida doméstica de familia y donde el hombre es relegado a un espacio periférico. Contrariamente para Peter Wilson la vida social del Caribe parece estar fuera del alcance de las estructuras institucionalizadas, por lo que es necesario definir un marco de análisis alternativo a las estructuras familiares institucionales y tomar en cuenta la importancia del agrupamiento informal (Mintz en Wilson, 2003:30). Para Wilson el parentesco en las sociedades caribes no tiene una función discriminatoria, debido precisamente a valores construidos que definen otro sentido de pertenencia y organización social.

 

Las clases de parentesco diferentes no están definidas en contraste, ni se enfatizan ciertos principios de conexión genealógica tanto como los asuntos políticos y legales, dando derechos a algunos y a otros no. En vez de eso, el parentesco ejerce una función resumida en el dicho común: we is all one family, este se invoca a nivel general para enfatizar la igualdad de los miembros de una población y a nivel específico o interpersonal para contra argumentar las afirmaciones de desigualdad (Wilson, 2003, p.152).

 

Si bien el parentesco en sí mismo no es un principio de discriminación, tiene un sentido definido en el que la población puede diferenciarse de acuerdo con su uso en las relaciones sociales. Así, es importante reflexionar sobre la ideología que cimienta el parentesco en el Caribe, ya que el parentesco, primero, se sustenta en una conformación familiar extensa y, segundo, no se limita a las relaciones únicamente consanguíneas, discriminatorias, sino que este se amplía a las relaciones de “padrinazgo” y amistad para cubrir a aquellas personas que están por fuera del núcleo familiar.

 

Estructural de las relaciones. Oakley Forbes (2002, p. 25) explica la importancia que cobra el sentido familiar como estrategia de sobrevivencia al flagelo de la trata. Forbes (2002) afirma que ante la ruptura de lazos sociales y familiares, o ante situaciones concretas como la ausencia de núcleo familiar o la no oportunidad de crianza de los niños, la solidaridad entre pares se refuerza hasta reinventar los lazos familiares.

 

Es importante mencionar que el sentido de reciprocidad que estructura la conformación familiar también estructura las relaciones sociales por fuera del dominio doméstico, donde las relaciones de compadrazgo y amistad entre pares tienen mucha importancia ya que su presencia dinamiza diferentes campos de la vida social como el trabajo y la política. Las relaciones de amistad, además de estructurar las relaciones de parentesco, estructuran también la organización social en muchas sociedades del caribe al configurar pequeños grupos informales: “Estos grupos generalmente están conformados por pares, de la misma generación, que comparten la misma situación en la vida y tienen una compatibilidad mutua” (Wilson, 2004, p.197).

 

Cabe mencionar, que el sentido de reciprocidad que estructura la conformación familiar también estructura las relaciones sociales por fuera del dominio doméstico, donde las relaciones de compadrazgo y amistad entre pares tienen mucha importancia ya que su presencia dinamiza diferentes campos de la vida social como el trabajo y la política. Las relaciones de amistad, además de estructurar las relaciones de parentesco, estructuran también la organización social en muchas sociedades del caribe al configurar pequeños grupos informales: “Estos grupos generalmente están conformados por pares, de la misma generación, que comparten la misma situación en la vida y tienen una compatibilidad mutua” (Wilson, 2004, p. 197).

 

Educación

 

 

 

En la región Caribe hay una demanda insatisfecha de educación, lo que se puede expresar en la cantidad de niños y jóvenes que no pudieron acceder al sistema educativo. El analfabetismo en la región fue del 10,4%51 para el 2012, el cual es mayor que el que se presenta a nivel nacional que corresponde al 5.9%. Esto se hace más evidente en las zonas rurales, donde el analfabetismo tiene una tasa para el mismo año de 20,3% muy superior a la nacional que se ubica en el 13,3%.

 

Con las pruebas Saber el gobierno mide y evalúa la calidad de todas las instituciones educativas. Con ellas se busca conocer el nivel de competencias académicas que tienen los estudiantes y que brindan los establecimientos educativos.

 

Los resultados en las pruebas Saber 2013 para tercero, quinto y noveno grados dan cuenta de la baja calidad de la educación en la región Caribe. Los departamentos están en su mayoría por debajo del promedio nacional en las áreas básicas de lenguaje, matemáticas y pensamiento ciudadano. El departamento con los mejores puntajes en las tres áreas del conocimiento analizadas por el ICFES para esta región es Atlántico y el de los puntajes más bajos La Guajira.

 

Religión

 

La Religión de una Región es muy importante en los estudios de los perfiles culturales de las personas.  La religión americana se ha visto influenciada en gran parte por la conquista española, ya que, si bien los indígenas tienen sus dioses y adoraciones, al llegar los españoles no solo trajeron su cultura, junto con ella vino su religión y sus creencias, las cuales inculcaron en los nativos y demás personas que se encontraban en esta región.

 

En Colombia a pesar que existen varias religiones y es un país donde las personas son libres de elegir la religión a la que pertenecen, en la región Caribe Colombiana predomina la religión católica.

 

La religión en la Región Caribe, va de la mano con elementos y costumbres que la caracterizan. De esto la idea en la que debemos analizar cómo esta es asimilada por la población común y no como esta queda en la mente de ilustres personajes, esto con el fin de analizar cómo se manifiesta la religión en su vida cotidiana.

 

Las personas de la región Caribe, pueden llegar a ser un poco lisos o confianzudos al momento de tratase de religión, ya que al estar ligada a su vida cotidiana se sienten en la confianza incluso de mostrar santos creados por ellos mismos, como es el caso del santo que nos da a conocer, Manuel Zapata Olivella en su libro En China Nace un Santo se refiera a Santo Domingo Vidal, como un santo autóctono de la región.

 

Existen muchos ejemplos de cómo la religión caribeña y sus costumbres van de la mano en la vida diaria. Podemos mencionar la Virgen de los Remedios quien es llamada “La vieja Mello” y quien para los Riohacheros es una gestora de identidad cultural. De esta misma forma, encontramos en barranquilla el parque del Santo Cachón, parque en el que se encuentra una imagen del sagrado corazón de Jesús. 

 

Por último, se puede mencionar como en la costa Caribe se puede mesclar la religión con las festividades, como es el caso de la fiesta de la Virgen del Carmen, festividad en la cual se nota la devoción católica de muchas personas, pero se evidencia también el folclor, la fiesta y las costumbres que tenían nuestros antepasados de realizar celebraciones religiosas acompañadas con licor. 

 

Estética

 

Podemos analizar la estética como otro punto de gran importancia en la cultura de una sociedad. La estética de una cultura está fuertemente entretejida con el efecto que ejercen las personas y el universo sobre una cultura; es decir, las artes, el folclor, la música, el teatro y la danza. La estética es de particular interés para las empresas debido a su papel en la interpretación de los significados simbólicos de los diversos métodos de expresión artística, color y estándares de belleza en cada cultura. Los consumidores de cualquier parte responden a imágenes, mitos y metáforas que las ayudan a definir sus identidades personales y nacionales, y sus relaciones dentro de un contexto de beneficios de cultura y de bienes (Silva, 2006).

 

Teniendo en cuenta el contexto de Estética definido por Silva, vemos que la región Caribe, posee un folclor amplio y variado, pero que a su vez crea identidad en cada uno de sus habitantes, ya que los identifica como personas alegres, llenas de vida y amantes del baile y la música.

 

Uno de los ritmos folclóricos más exponentes de la costa Caribe es la Cumbia, ritmo que es conocido mundialmente y en el cual se puede evidenciar la alegría y las costumbres del hombre Caribe. Al igual que la cumbia, encontramos el Vallenato, ritmo que refleja, la inspiración y el romanticismo de las personas de la región Caribe.

 

Entre las costumbres folclóricas de la región Caribe y teniendo en cuenta el contexto de estética como representación del arte, la danza y todos aquellos aspectos que permiten que una persona se identifique con su cultura, podemos poner como ejemplo más singular el carnaval de Barranquilla, festividad en la que la alegría, el color y tradiciones unen a toda una región y en la cual podemos apreciar cómo juega la estética un papel fundamental ya que se hace muy popular en esta fecha, lucir atuendos referentes a esta festividad.

 

Se puede analizar la estética Caribe como un fuerte punto de su identidad y su cultura. 

 

Conclusiones

 

La naturaleza de la región caribe determina la interpretación de la psicografía desde los elementos de la cultura, que permite interpretaciones desde lo social y psicológico de una región con diversidades pero que no riñen entre las subregiones que se clasifican por dichos elementos comunes.

 

Las grandes extensiones de tierra no son obstáculo para la comunicación permanente de sus habitantes y su constitución social desde la familia el relacionamiento permanente a pesar de encontrar diferencias desde sus accidentes geográficos (llanuras, ríos, costas, montes y desiertos).

 

El desarrollo del idioma, las migraciones a las cuales han sido sometidas la región desde la imposición europea de la conquistas y colonial y las migraciones pacificas de refugiados del medio oriente y la Europa de la segunda guerra mundial, determinar una serie de expresiones que determinan características particulares que las distingue de la región andina y  que a su vez enriquece el imaginario caribe, fortalecido con la transmisión oral, tal vez, justificada por la baja escolaridad de sus vastas regiones en particular las áreas rurales, apoyándose entonces de la música y de otras expresiones estéticas para complementar su difusión.

 

Las costumbres de las Costa Caribe vienen arraigadas de los antepasados y la mezcla cultural que ocurrió en esta región, esto puede servir como materia de estudio en el mercadeo ya que conociendo los elementos de una región y las diversas clasificaciones que puedan surgir, se pueden tomar decisiones acertadas sobre los gustos e intereses de los habitantes. 

 

Referencias

 

Rodríguez López  “la cultura frente al mar”

 

Thirsa Castro Beleño y Benilda Pacheco Bornacelly, en su ensayo “Idiosincrasia del hombre Caribe colombiano en la cuentística de José Félix Fuenmayor”.

 

Agudelo, Carlos, Politique et Populations Noires en Colombie, Paris: L’Harmattan, 2004

 

Avella, Francisco, “La diáspora creole anglófona del Caribe Occidental”, en: Revista Jangwa Pana, número 2, Universidad de Magdalena, 2002

 

“Conflictualidad latente y convivencia abierta: El caso de San Andrés”, en: La niversidad piensa la paz: obstáculos y posibilidades, Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.

 

 “Proceso identitario y pensamiento caribe”, Material inédito de la Maestría en: Estudios Caribeños. Instituto de Estudios Caribeños- Universidad Nacional de Colombia, sede San Andrés Isla, 2000.

 

Constitución Política de Colombia, 1991.

 

Cunin, Elisabeth, 2000, “Relations Interethniques et Processus D’identification Carthagène”, en: Cahiers des Amériques Latines, Nº. 33, págs. 127-153.

 

Chivallon, C., La Diaspora Noire des Ameriques: Experiences et Théories, Paris: Editions CNRS. 2004

 

Forbes, O., “Creole Culture & Language in the Colombian Caribbean”, en: Cuadernos del Caribe, No. 3, San Andrés Isla: Instituto de Estudios Caribeños, Universidad Nacional de Colombia, 2002

 

Giraldo J. M., “El grito de una etnia despojada. Movimiento Sons of the Soil (SOS). Hijos raizales, San Andres y Providencia”, en: Revista Controversia, Cinep. 1987.

 

Gros, Christian, Políticas de la Etnicidad: Identidad, Estado y Modernidad. Bogotá. Instituto Colombiano de Antropología. 2000.  

 

Hoffman, O. et al., Afrodescendientes de las Américas, Universidad Nacional de Colombia - Instituto Colombiano de Antropología, Ed. Unibiblos, Bogotá , 2002.

 

Losonczy, A. M., 2006, La trama interétnica: ritual, sociedad y figuras de intercambio entre los grupos negros y emberá del chocó. Ed. ICANH-IFEA. Bogotá.

 

Parsons, James J., San Andrés y Providencia: Una geografía histórica de las islas colombianas del Caribe. Bogotá, El Ancora Editores , 1985.

 

Poutignat, P. et Streiff-Fenart J., Théories de l’ethnicité, Paris, Presses Universitaires de France , 1999.

 

Price, T. J., “Algunos aspectos de estabilidad y desorganización en una comunidad isleña del Caribe colombiano”, en: Revista Colombiana de Antropología, Vol. III, pags. 12 –54, Bogotá. 73 Inge Helena Valencia, 1954

 

Ramírez, S. y L. A. Restrepo, “Visiones y proyectos para el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina”, Cuadernos del Caribe, No. 2, IEPRI - Instituto de Estudios Caribeños. Universidad Nacional de Colombia, 2001.

 

Ratter, B., Redes Caribes, San Andrés y Providencia y las Islas Cayman: entre la integración económica mundial y la autonomía cultural regional. Bogotá, Universidad Nacional de Colombia , 2001.

 

Rivera, M. C., Old Providence: minoría no armonía. De la exclusión a la etnicidad. Tesis de pregrado. Departamento de antropología. Universidad de los Andes , 2002.

 

Restrepo, E., “Identidades: planteamientos teóricos y sugerencias metodológicas para su estudio”, en: Revista Jangwa Pana, número 5, Departamento de Antropología, Universidad del Magdalena , 2006.

 

Políticas de la teoría y dilemas en los estudios de las Colombias negras, 2005.  Editorial Universidad del Cauca. Colección política de la alteridad.

 

Sandner, Gerard, “La Cuenca del Caribe: Concepto e Implicaciones de “Unitas Multiplex””, Material Inédito, Maestría de Estudios Caribeños. Universidad Nacional de Colombia. Sede Caribe, 2000.

 

Serbín, A., Etnicidad, clase nación en la cultura política del Caribe de habla inglesa, Caracas, Biblioteca de la Academia Nacional de Historia, 1987.

 

Vollmer, L., Historia del poblamiento del Archipiélago de San Andrés Providencia y Santa Catalina, San Andrés Isla. Ediciones Archipiélago, Fondo de Cultura, 1997.

 

Valencia, I. H., El movimiento raizal: Una aproximación a la identidad raizal a través de sus expresiones político-organizativas, Monografía de grado, Universidad Nacional de Colombia, Facultad de Ciencias Humanas, Departamento de Antropología. 2002

 

Wilson, Peter J., Las travesuras del cangrejo. Un estudio de caso Caribe del conflicto entre reputación y respetabilidad, Universidad Nacional de Colombia, Editorial Unibiblos. 2003.

 

Acevedo, C. Visión económica y comercial del caribe. Bogotá: Proexport, (2000)

 

El Heraldo, (2000, mzo 1). Pymes exportadoras. Barranquilla.

 

García-Sordo, J. B, Marketing internacional. México: McGraw-Hill, 2000.

 

Angulo Valdez, et al.. En Colombia, País de Regiones, Ed. CINEPCOLCIENCIAS. 1998.

 

Arango Ochoa, Raúl y Sánchez Gutiérrez Enrique. En Los pueblos indígenas de Colombia en el umbral del nuevo milenio, Departamento Nacional de Plantación, Colombia, pps 47 y ss, 2004.

 

Benítez-Rojo, Antonio, The Repeating Island. The Caribbean and the Postmodern Perspective. Durham: Duke University Press, 1987.

 

Blanco José Agustín. El norte de tierra adentro y los orígenes de Barranquilla. Banco de la República. Bogotá, 1987.

 

Castro Beleño, Thirsa y Pacheco Bornacelly Benilda. La Idiosincrasia Del Hombre Caribe Colombiano En La Cuentística De José Félix Fuenmayor. http://lacasadeasterionB.homestead.com/v3n11felix.html. 2002.

 

De la Rosa, José Nicolás. Floresta de la Santa Iglesia Catedral de la Ciudad y Provincia de Santa Marta. Biblioteca Banco Popular. Bogotá. T182,  1975.

 

Espinosa, Patrón Alejandro. Lexicón del Carnaval de Barranquilla. Ediciones Uniautónoma. 2010.

 

Fals Borda Orlando Historia doble de la costa, 4 tomos, Carlos Valencia Editores, Bogotá, 1980.

 

Gimeno Menéndez, Francisco. Dialectología y sociolingüística españolas. España: editorial Alicante, 1990.

 

Glissant, Edouard. “Identidad como raíces, identidad como relación”. Identité, culture, développement. París: Edit. Caribéennes , pp. 211-216., 1992.

 

González, Hugo. La bacanería (La felicidad del trayecto del ahora) folleto. 2009.

 

HalL, Stuart. “Identity and diaspora”. RUTHERFORD, Jonathan (Comp.). Identity, Community, Culture, Difference. Londres: Lawrence and Wishart, pp. 222-237, 1990.

 

Montes Giraldo, José. “El español de Colombia propuesta de clasificación dialectal”. En: Thesaurvs - boletín del Instituto Caro y Cuervo, tomo XXXVII. Enero-abril de 1982. Número 1. Bogotá. pp. 23-92., 1982.

 

Rodríguez López, Tomás. La Cultura Frente Al Mar. Editorial Antillas. Barranquilla – Colombia, 2001.

 

Ocampo López Javier., Folclor, costumbres y tradiciones colombianas, Bogotá, Colombia, Plaza y Janes Editores Colombia s.a., 2006.

 

Castro Beleño, Thirsa y Pacheco Bornacelly Benilda. La Idiosincrasia Del Hombre Caribe Colombiano En La Cuentística De José Félix Fuenmayor, 2002.

 

Artículos culturales de Colombia  www. proexport.com.co

 

Explorador del Caribe www.exitoexportador.com/caribe.htm 

 

leguajes de Colombia http://www.lenguasdecolombia.

 

clasificación dialectal gov.co/content/el-espa%C3%B1ol-de-colombia-propuesta-de-clasificaci%C3%B3n-dialectal

 

Lexico de los habitantes de Colombia http://www.lenguasdecolombia.gov.co

 

 

 

Share

Style1

Style2

Style3

Style4

Style5

Style6

Style7

Style8

Style9

Style10